El Camino Francés

Existen 6 rutas históricas para llegar a Santiago, el Camino Francés es, sin duda, el más transitado y promocionado.

camino frances

Entra en España a través de los pirineos por el puerto de Roncesvalles y atraviesa las comunidades autónomas de Aragón, Navarra, La Rioja, Castilla y León  y Galicia.

El camino de caracteriza por su variedad paisajística y su extraordinaria riqueza monumental.

 

 

Día 27  Sarria – Portomarin  22 km

El camino sale de Sarria y comienza cruzando  Viley y Barbadelo. En esta segunda población hay que detenerse ante la iglesia de Santiago, declarada Monumento Histórico Nacional. Levantada en el siglo XII es uno de los mejores exponentes del románico gallego. Destaca en el templo su tímpano, el frontis, el lateral norte y su decoración escultórica. El siguiente municipio que nos encontramos es Rente al que sigue Mercado da Serra, humilde aldea a la que solían acudir los judíos de Portomarín para negociar y proveer a los peregrinos.

Continúa la Ruta por Xisto del Camino; Leimán; Pana; Peruscallo; Cortiñas; Lavandeira; Casal; Brea, que significa camino, lugar de paso para viajeros en general, y peregrinos en particular; Morgade, donde solo hay una casa; Ferreiros; Mirallos, con una interesante iglesia del siglo XII de la que destaca su crucero; Pena; Couto; Rozas; Moimentos; Cotareio; Mercadoiro, donde el peregrino podrá descubrir evidentes vestigios de la antigua calzada; Moutras; Parrocha y Vilachá, pueblo rural de campesinos acomodados donde se conservan las ruinas del Monasterio de Loio, cuna de los Caballeros de la Orden de Santiago. Destaca también en este pueblo la ermita de Santa María de Loio con muros de estilo visigótico. Finalmente el Camino, tras recorrer numerosas aldeas, llega a  Potomarín. Esta villa, que ya existía en tiempos de los romanos, fue otro de los enclaves importantes del Camino durante la Edad Media. El antiguo Portomarín yace actualmente bajo las aguas del embalse construido en 1962, aunque antes de inundarlo trasladaron, piedra a piedra, entre otros monumentos; la iglesia-fortaleza de los Caballeros de San Juan de Jerusalén, que tuvieron a su cargo el viejo hospital que no tuvo tanta suerte como la iglesia y que, al igual que los viejos puentes medieval y romano, duerme bajo las aguas del Miño. Se puede visitar en este municipio además de los monumentos mencionados, la iglesia de San Nicolás del siglo XIII; la portada de la iglesia de San Pedro, de 1182; la Casa del Conde, S. XVI, y el Palacio de Berbetoros, S. XVII.

 

 

etapa1

 

Día 28 Portomarin – Palas de Rei  23,9 km

Tras  Portomarín se vuelve al Camino que recorrerá lentamente numerosas aldeas que pueblan, no solo Lugo, sino toda Galicia. En esta etapa cruza Toxibó; Gonzar; Castromayor; Hospital da Cruz; Ventas de Narón, enclave importante en la época medieval, en sus tierras se produjo una cruenta batalla entre cristianos y árabes en el año 820; Prebisa; Lameiros, donde se puede visitar su Capilla de San Marcos y admirar un hermoso crucero. La Ruta entra en Ligonde, población en la que pararon en su peregrinaje Carlos V y Felipe II en 1520. Muestra de la nobleza de esta villa son sus casas blasonadas. Tuvo, por supuesto Hospital, en cuyo recuerdo se alza en el solar que ocupó una sencilla cruz de piedra. También se puede visitar la iglesia de Santiago, con su antiguo cementerio de peregrinos. Continúa el recorrido hacia Portos, donde se puede dejar por un momento la Ruta Jacobea principal y acercarse a Vilar de Donas, población en la que se alza majestuoso un valioso templo románico con pinturas góticas del siglo XVI. Destacan, así mismo, los bustos de las “donas” o señoras que fundaron la casa y su ábside central del siglo XIV, que guarda varios sarcófagos de Caballeros de la Orden de Santiago. Conserva además, un retablo de piedra que representa el milagro eucarístico de O Cebreiro. Tras retomar el Camino, el trayecto sigue su trazado original y cruza Lastedo y Valos antes de alcanzar Palas de Rei, villa destacada durante el medioevo –llegó a contar con un Hospital Real- se puede visitatar en ella la iglesia de San Tirso con portada románica. A la salida de esta población está el Campo dos Romeiros, donde según la cuenta la tradición, se reunían todos los peregrinos para comenzar una nueva etapa.etapa2

Día 29 Palas de Rei – Melide  14,3 km

Abandona el Camino Palas de Rei para continuar con su trayecto, que hoy, entrará en La Coruña. Santiago de Compostela ya está muy cerca. Inicia el recorrido cruzando en primer lugar San Julián del Camino, un pequeño pueblo donde se levanta una iglesia románica con un interesante crucero. Continúa después hacia Outeiro da Ponte, en cuyo suelo se alza el Castillo de Pambre, una de las fortalezas mejor conservadas de Galicia. El peregrino cruza más tarde Pontecampaña, Casanova Mato, Porto de Bois y Campanilla. Tras abandonar este último pueblo, la Ruta se despide de Lugo y entra en La Coruña. El primer pueblo coruñés que atraviesa el Camino es Coto, le sigue después Leboreiro, donde se conserva una antigua calzada romana que también fue cruzada por los peregrinos medievales. El caminante puede detenerse aquí y disfrutar de su iglesia románica del siglo XII y de la Casona blasonada de la familia Ulloa que acogió en su época al hospital. Poco después, aparece en el trayecto Disicabo, al que sigue Furelos, con su iglesia parroquial del siglo XIX y un puente medieval del siglo XIV que conduce al siguiente pueblo de la Ruta, Melide.Esta última villa es un enclave fumental en la Ruta Jacobea, aquí se funde el Camino Francés con el que viene de Oviedo. A la entrada del pueblo el peregrino descubre un cruceiro del siglo XIV, uno de los más antiguos de Galicia. El actual templo parroquial fue iglesia del Monasterio de Sancti Spíritus y posee sepulcros señoriales en su interior. Destaca tam bién la ermita de San Roque, con su crucero del siglo XIV, y la iglesia románica de Santa María.

Día 30 Melide– Arzua  15 km

Continúa la Ruta su recorrido por tierras coruñesas hacia Carballal, Ponte das Peñas, Raído, Bonete y Castañeda, donde estaban los hornos de cal para la construcción de la catedral de Santiago, a cuya obra contribuyeron los peregrinos cargando en su morral una piedra desde los montes de Triacastela, aumentando así su penitencia. Llega después el Camino atravesando un puente medieval a Ribadiso, y tras esta población llega el romero al final de la etapa de esta jornada, Arzúa. En ésta villa el caminante además de un hermoso paraje, puede disfrutar visitando la Capilla gótica de la Magdalena, único resto del antiguo convento de los agustinos.

etapa3_4

 

Día 31 Arzua –Pedrouzo  19 km

Ultima etapa antes de entrar en Santiago de Compostela, dado que estamos ya en el final del camino con el cansancio acumulado, se ha preferido dividir esta ultima etapa en dos días para llegar descansado al destino final y tener fuerzas para admirar las maravillas que nos ofrece Santiago de Compostela. Inicia el Camino por Las barrosas, donde se encuentran la ermita de San Lázaro y el Molino de los Franceses. Cruza posteriormente Calzada, Calle y Salceda para entrar en Brea y después en Santa Irene.y finalizar su recorrido en Rúa. El Camino ha llegado al final de la etapa de hoy, antes de ir a descansar se puede pasear tranquilamente por este pequeño pueblo. En Compostela espera la Catedral, la Plaza del Obradoiro, el Antiguo Hospital Real de los Reyes Católicos, y un largo etc.

Día 1 Pedrouzo – Santiago de Compostela 20 km

Se inicia la última etapa del Camino de Santiago, atrás quedan los recuerdos de las maravillas que guarda, fruto de siglos de historia donde ha jugado un papel fundamental la Ruta Jacobea. Comienza el recorrido por Burgo, al que sigue Arca, San Antón, Amenal y San Paio. Posteriormente entra en Lavacolla,  donde los antiguos peregrinos se lavaban y adecentaban para entrar en la ciudad de Compostela. Cruzaremos Villamalor, San Marcos, Monte do Gozo, San Lázaro, y por fin, SANTIAGO DE COMPOSTELA. Ciudad nacida para albergar las reliquias de  Santiago Apóstol, mantiene su aspecto medieval, excepto la muralla, ésta desapareció desgraciadamente a finales del siglo pasado. Es hora de pasear por las antiguas rúas; Rúa do Franco, la Rúa do Vilar, la Rúa Nova y la Rúa de San Pedro y admirar la belleza de sus plazas; la más famosa, la del Obradoiro, al pie de la Catedral, la Plaza de la Quintana, la de la Inmaculada, la de San Martín, la de la Ánimas. Y por fin la Catedral, obra maestra de arquitectura del románico. A través de la fachada del Obradoiro se accede al Pórtico de la Gloria, y ya dentro solo queda dejarse llevar por las emociones que produce ver las valiosísimas y hermosas obras de arte aquí guardadas. La tradición invita a los romeros a seguir varios rituales, el más importante y significativo es el abrazo al Santo. Posteriormente hay que respetar el rito pagano de los coscorrones, que consiste en intentar coger una rama en el parteluz, bajo la figura del apóstol sedente y después pedir tres deseos, tras la misma columna hay una figura al que se le dan tres coscorrones con la cabeza “para que transmita su sabiduría y talento”.

etapa5_6

949 200 913 610 735 229 jjlballesteros@yahoo.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies